viernes, 31 de diciembre de 2021

feliz año nuevo



2021 ha sido un año accidentado. empezó con muy buenos propósitos, entre ellos el de regresar a este blog, se fue torciendo por obra de mil ocupaciones (algunas lógicas, otras impuestas por esa oleada que nos marea últimamente) y ha acabado con tres semanas de cuarentena por el dichoso virus que nos hace desdichados (estoy bien, los síntomas fueron levísimos, pero el virus ha sido persistente y yo no quería andar contagiando al personal). un año accidentado, como digo. parece que lo de pedir tranquilidad tampoco funcionó (ya no pido cosas locas, no vaya a ser que el guionista beodo de esta época que nos ha tocado vivir tenga más ideas). 

en fin, ¿cumplí mis propósitos? pues no mucho. intenté no sufrir, desde luego, y lo logré bastante tiempo, pero el cansancio pudo conmigo. ahora he vuelto al no sufrimiento y, mira, me va mejor. ¿vestí como una francesa? visto que salí poco de casa, lo de vestir tampoco se me dio bien, ¿qué le vamos a hacer? leí mucho, eso sí, y muchos buenos libros. me salté lo de la sopa la mayor parte de las noches, no pude abrazar todo lo que quería y escribí bien poco como bien sabéis (incluso me salté mi tradicional calendario de Adviento, y lo he echado muchísimo de menos). 

pero aprendí que a veces vale la pena ser Cruella y que la superficialidad es lo único que lleva a la profundidad, así que no hay que rehuirla; que puedes ser tú misma todo el rato, pero también la parte loca de ti misma; que beber champán está infravalorado; que la indiferencia de los gatos es la mejor filosofía; que la gente que señala incansablemente los fallos de los demás suele ser gente a la que le enseñaron que eso la hacía buena; que «la mediocridad consiste en tener delante la grandeza y no darse cuenta» (se lo leí a Sofía Ruiz en un editorial de SModa y es de Chesterton); que el sérum es mejor que la hidratante para mi piel; y que «serio no es lo contrario de divertido» (esto también es de Chesterton, a quien he decidido que tengo que leer). 

y, ahora que sé todo esto, a ver si encaramos 2022 con mejor disposición. 
¿merece la pena hacer propósitos? ¡siempre! este año serán: (aún) elegir no sufrir: ser más como un gato; vestir como Cruella (o sea, a lo francés punk); leer mucho, leer a Chesterton; hacer más sopa, aunque sea de sobre (pongámonoslo fácil, que ya está bastante difícil la vida); escribir, en serio, aquí o donde sea, volver aquí si encuentro cuando encuentre el ánimo; hacer siempre el mejor trabajo y disfrutar mucho, cada vez más, de las pequeñas cosas. 

¿y vosotros? ¿tenéis propósitos? ¿me los contáis?
sea como sea, os deseo un 2022 blandito, esponjoso y con mucha fruta confitada (solo si os gusta). 
y espero que sigáis acompañándome por poco que pase por aquí. 
xo
itziar

(foto de Pia Jane Bijkerk).

martes, 1 de junio de 2021

desayunos



se me hace cuesta arriba ya el año (¿y a quién no?), así que una de las cosas que hago últimamente para levantarme con más alegría es planear ya la noche anterior qué estupendo desayuno me haré al día siguiente. llámenme loca, pero me funciona... más o menos. 

sea como fuere, la cuenta de Soul in the Kitchen ha sido todo un descubrimiento para eso. tiene un apartado desayunos (¡ha escrito incluso un libro sobre el tema!) y unas recetas de morirse. hoy os cuento la que me hice ayer: 


mis fotos no son las mejores del universo, pero la receta es de rechupete: fundir una cucharadita de mantequilla en la sartén. añadir las fresas lavadas y cortadas, cocinar unos 3 min a fuego medio, añadir una cucharadita de limón y un poco de miel (para mí la miel es un poco dulce de más). cocinar 5 min hasta que espese el líquido. tostar el pan, añadir a la tostada skyr o queso batido y las fresas. disfrutar. 

podéis encontrar mejores fotos y la receta tal como la cuenta Claudia en su IG aquí. {la primera foto también es de Claudia}.
y yo ¿qué me haré mañana? ¿alguna idea?

miércoles, 19 de mayo de 2021

calicó




lo cierto es que no he leído jamás a Sontag, lo que no impide que adore todas las fotos en las que se la ve, supuestamente, trabajando. el disfraz de osito inspiró a un amigo a regalarme uno para traducir. y, ahora que he descubierto dónde puedo encontrar esa maravillosa taza de calicó azul, siento que podría ser todo lo que necesito para desbloquear mi mente cansada ya en este mayo de 2021.

seguramente, no. seguramente hace falta algo más. esa taza, no obstante, sigue haciéndome ojitos. 


¿resistiré a la tentación? no es probable. ya he dicho que estoy cansada... y ¡es tan bonita!

al menos, espero que me inspire. aunque tenga que llenarla varias veces de café. 

eso sí, no me va a quedar más remedio que leer a Sontag. ¿me recomendáis algo en especial?

viernes, 7 de mayo de 2021

soy Sophie Scholl



Sophie Scholl fue una de las «Rosas Blancas», activista del movimiento alemán de resistencia antinazi. cuando la detuvieron, era estudiante en la Universidad de Múnich y fue condenada a muerte por repartir folletos contra el régimen y ejecutada en la guillotina el mismo día. 

Sophie Scholl no es la chica de la foto. ella es Luna Wedler, la actriz que da vida a la heroína en la serie sobre sus últimos meses de vida que se emite ahora mismo en... ¡Instagram! @ichbinsophiescholl es un proyecto muy interesante, que nos lleva a los años cuarenta día tras día, contándonos una historia emocionante. yo estoy enganchada y, de verdad, lo recomendaría a todo el mundo si no fuese porque está únicamente en alemán. pero, si lo habláis u os da curiosidad, no podéis perderos a Sophie. 

en este sentido, ya hubo el año pasado un proyecto parecido (esta vez en inglés) sobre la vida de una niña judía húngara llamada Eva, en memoria de las víctimas del Holocausto. reconozco que aún tengo dudas sobre la oportunidad o la frivolidad de estos proyectos, pero con el de Sophie estoy entregadísima y me parece que es una manera fantástica de llegar a las generaciones más jóvenes. 

y vosotros ¿qué opináis?

martes, 4 de mayo de 2021

dar para el pelo



los cambios de agua, la languidez de la pandemia, no sé lo que es, pero tenía el pelo rebelde y hecho un asco. pedí cita en el peluquero (la tengo para mañana), pero entretanto comencé a usar este champú y, ¡oye!, qué milagro. de verdad que hacía tiempo que no tenía el pelo tan bien. altamente recomendado. 

jueves, 29 de abril de 2021

espaguetis à la Monica



la foto no es muy buena, pero la pasta estaba exquisita. 
la receta es de Courteney Cox, que no será chef como Monica Geller, pero comparte recetas riquísimas en su Instagram
aquí os dejo la traducción de estos espaguetis al limón: 

ingredientes: espaguetis, limones, mantequilla sin sal y parmesano.

paso 1. salar el agua para la pasta como si fuese el mar. 
paso 2. cuando la pasta esté lista, retirarla del agua con pinzas y reservar una tacita del agua. 
paso 3. añadir a los espaguetis unos 40 g de mantequilla en dados y remover. cortar el limón en dos y exprimir sobre los espaguetis. añadir también las dos mitades del limón. seguir removiendo. 
paso 4. añadir el agua de la pasta para corregir la consistencia. 
paso 5. añadir el parmesano. salpimentar.

martes, 27 de abril de 2021

como una reina



la usaban nuestras abuelas, la usaban las grandes de Hollywood y, ahora, en versión moderna, la podemos usar nosotras. ¡que vuelvan los clásicos! eso ha pensado The Seated Queen al traernos su colcrem (o cold cream para las más glamurosas). 

y, además, nos proponen este masaje digno de Cleopatra:

 

no os diré que no sea sugestión, pero me veo mucho más estupenda desde que la uso y me masajeo :o)

lunes, 19 de abril de 2021

my darling clementine



con el tiempo aprendes a comprarte el sofá adecuado y a tener siempre una pizzería de confianza a la que ir sin remordimientos.

volvamos a darle vida a este blog. 😊

(foto).

jueves, 31 de diciembre de 2020

feliz año nuevo



2020 ha sido un año curioso. empezó con una mudanza, me fui a Viena y… pasó una cosa. pese a lo cual, he de decir, no ha sido el peor de los años. cierto, me ha dado sorpresas poco agradables (aparte de esa cosa que pasó), pero también me ha descubierto que todo el trabajo emocional y laboral que tanto esfuerzo cuesta tiene sus frutos. y, además, que las familias escogidas no dejan de crecer, que el tiempo para descansar se encuentra, que estáis ahí a pesar de los pesares (y eso significa mucho), que hay que tener cuidado con lo que se desea (¡yo pedí un 2020 cargado de cosas locas!) y que puedo cumplir mis propósitos (salvo el de escribir, que mira que me cuesta). 

y ahora a ver si 2021, corazón, vienes tranquilito…
como siempre, haré propósitos (qué sería de un año nuevo sin ellos, pese a que ayer leí que mi querida Ginia decidió cuando escribía Las olas no hacerlos y ser libre: una muestra más de genialidad). el primero, elegir no sufrir (dice Boris Cyrulnik que el dolor es inherente a estar vivo, pero el sufrimiento es opcional); por supuesto, quiero vestir como una francesa (comprar buenas prendas decía Ginia, pero se ve que también le preocupaba lo del vestir); seguir leyendo mucho y buenos libros (quizá este año sea, por fin, el de la lista de Bowie), aunque también, a ratos, no leer; hacer sopa por las noches; abrazar más (¿esto no lo queremos todos?) y abrazar mejor; escribir en serio, hacer siempre un buen trabajo y disfrutar de las pequeñas cosas. 

¿y los vuestros? ¿me los contáis?

sea como sea, os deseo un 2021 dulce, crujiente y lleno de cabello de ángel. 
y espero que sigáis acompañándome por poco que pase por aquí. 
xo
itziar

(foto).

jueves, 24 de diciembre de 2020

24 de diciembre


i can no other answer make but thanks. and thanks.
William Shakespeare, Twelfth Night

que paséis una feliz noche y un buen fin de semana de Navidad.

(imagen de María Moya).

miércoles, 23 de diciembre de 2020

23.er día de Adviento



a veces me parece un poco terrorífico que uno de mis mayores pasatiempos sea… ¡seguir trabajando! pero es que me encantan los retillos de traducción. el de traducir este poema de Brian Bilston me lo propuso una gran amiga (que este año ha ganado el Premio Nacional de Traducción) y este es el resultado: 
LISTA DE TAREAS

* retrasar, aplazar, postergar
* hacerme un té, procrastinar
* mirar las noticias, acariciar al gato
* levantarme a leer el termostato

* demorarme, vacilar, entretenerme
* llenar la tetera, el labio morderme
* escribir nueve palabras, vuelta a la silla
* jugar al solitario partida tras partida

* observar las motas de polvo bailar alegres
   y estamparse en el blanco de las paredes
* imprimir las palabras, tirar el papel a la basura
* acariciar al gato, comer sin mesura

* priorizar nuevas tareas con las que haraganear
* resolverme sin demora a ponerme a trabajar
* mirar el Twitter, vuelta a la silla
* hacerme otro té, suspirar, ir por una pastilla

* mirar las noticias, y por la ventana
* ordenar en la cocina hasta la palangana
* escribir diez palabras, tachar ocho
* acariciar al gato, sentirme como un mocho

* hacer té, acariciar al gato, mirar las noticias
* Twitter, vuelta a la silla, un par de partidas
* acariciar el té, vuelta a las noticias, mirar al gato, rascarme la tripa
* escribir la lista de tareas para mañana por si hay más chiripa. 
¿alguien se anima con una versión?

martes, 22 de diciembre de 2020

22.º día de Adviento







traducir no es el trabajo más bonito del mundo. sigo aspirando a ser la que le pinta los lunares y le arregla los calzoncillos a los señores de las fotos. tengo un CV variado y hablo idiomas. ¿no dicen que eso ayuda?

lunes, 21 de diciembre de 2020

21.er día de Adviento



hice una tesis solo para traducir al señor de la foto. que ya, que no parece mucho, pero un señor que lee a Astérix en bata en el baño, pues, no sé, a mí me da que lo merece. 
en fin, también escribió poemas tan maravillosos como este: 
Wie du solltest geküsset sein 
Wenn ich dich küsse
ist es nicht nur dein Mund
nicht nur dein Nabel
nicht nur dein Schoß
den ich küsse
Ich küsse auch deine Fragen
und deine Wünsche
ich küsse dein Nachdenken
deine Zweifel
und deinen Mut
deine Liebe zu mir
und deine Freiheit von mir
deinen Fuß
der hergekommen ist
und der wieder fortgeht
ich küsse dich
wie du bist
und wie du sein wirst
morgen und später
und wenn meine Zeit vorbei ist
Cómo habría que besarte

Cuando te beso
no es solo tu boca
solo tu ombligo 
solo tu seno
lo que beso
Beso también tus preguntas
y tus deseos
beso tu reflexión
tus dudas
y tu valor
tu amor por mí
y tu libertad a mi respecto
tu paso
que se ha acercado
y vuelve a irse
te beso a ti
como eres
y como serás
mañana y en adelante
y cuando yo sea ya pasado

más Fried aquí, aquí y aquí.  

domingo, 20 de diciembre de 2020

20.º día de Adviento



una de las cosas más divertidas que he traducido en mi vida ha sido la comedia de Goldoni Los dos gemelos venecianos (que en esta versión, por cierto, hablaban con acento vasco…). además, ver tu texto en escena es una sensación fantástica muy difícil de describir porque, de pronto, tus palabras tienen cuerpo. 

dejando eso aparte, creo que esta es una de mis partes favoritas de la traducción: 
BEATRICE: ¡Ay, pérfido! ¡Ay, ingrato! ¡Ay, infiel! ¿Es esta la fe que me juraste? […] Mírame, desalmado, mírame a la cara si tienes corazón de hacerlo. […] ¡Alma indigna! ¡Corazón mendaz! ¡Labios perjuros! […] ¿Para qué darme la mano de esposo si a otra das el corazón? […] ¡Vete!, que ya no te creo; ¡vete!, que ya no te quiero. Te absuelvo, bárbaro, sí. Te absuelvo de tu juramento si de él te absuelven los dioses. Ya no me cuido de tu amor, ya no quiero tu diestra, ya no anhelo tu fe. […] Sí, bárbaro. Sí, cruel. Ama a mi rival, adora su semblante, que deseas más que el mío, pero no esperes en otra mujer encontrar mi fidelidad, mi tolerancia, mi amor. [Acto III, 12].
espero que no estéis nunca en la situación de tener que usarlo, pero, si lo necesitáis, es vuestro. 
{yo lo de «corazón mendaz» tengo muchas ganas de decírselo a alguien…}.

sábado, 19 de diciembre de 2020

19.º día de Adviento



contra el concepto de «ser una estrecha» en cuanto a traducciones, me hace siempre mucha gracia cuando alguien se sorprende de que lo que más traduzco no sean clásicos, sino libros de papas, thrillers, novelas romanticonas de época, libros de autoayuda y mi joya de la corona: la novela erótica escrita por un hombre que hizo palidecer «las sombras». solo lamenté no haber conocido en persona al autor: ejem.  

una cosa de la que estoy convencida es de que es un consuelo, tras un libro que te sangra el cerebro de la responsabilidad, poder dedicarte a algo más ligerito. también de que ojalá dar con un éxito de ventas que nos haga creer que podemos salir de pobres y que, no os engañéis, es puro fruto de la casualidad. por otra parte, y esto sí es importante, más allá de los cánones literarios, todos los lectores merecen la mejor traducción que se les pueda ofrecer. y, en cuanto a lo que yo querría, pues ahora mismo traducir las novelas de Elizabeth Mackintosh. aunque una debe de tener cuidado con lo que desea
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...