jueves, 29 de noviembre de 2012

lecturas de la ballena



hace casi un año (el 15.12.11) que se celebraron las últimas lecturas de la ballena y, aunque en aquel momento quise contároslo, perdí las notas de mi participación, que volvieron a aparecer hace unos días. me parece curioso. puede que las casualidades no existan, pero con este papel me ha pasado como con ciertos libros: ha llegado en un momento oportuno.
por eso, entre otras cosas, os hago hoy partícipes de ello.

Vestías entonces muy elegante. Dabas limosna a los vagabundos desde la gloria de tu juventud, ¿no? Te decían: «Cuidado, muñeca, o te caerás», y creías que te tomaban el pelo. Solías reírte de los que andaban por ahí colgados, pero ahora ya no presumes tanto, no pareces tan orgullosa ahora que tienes que mendigar cada una de tus comidas. ¿Cómo se siente uno sin hogar? ¿Como un completo desconocido? ¿Como un buscavidas? Aunque es cierto que fuiste a los mejores colegios, Srta. Solitaria, sabes que allí lo único que hicieron fue sacarte jugo. No te enseñaron a sobrevivir en la calle y ahora resulta que tienes que acostumbrarte a hacerlo. Dijiste que nunca te rebajarías ante el vagabundo misterioso, pero te das cuenta de que lo que vende no son excusas cuando observas el vacío de sus ojos, y dices: «¿Hacemos un trato?». ¿Cómo se siente uno cuando no puede contar con nadie? ¿Sin un sitio al que llamar hogar? ¿Como un completo desconocido? ¿Como un buscavidas? Nunca te giraste a mirar los ceños fruncidos de los malabaristas y payasos que venían a hacerte sus trucos. Nunca entendiste que no merece la pena. No deberías dejar que otros se diviertan a tu costa. Solías montar el caballo cromado de tu diplomático, que llevaba en el hombro un gato siamés. ¿No es duro descubrir que no era tan fantástico como parecía? ¿Que te quitó todo lo que pudo? Princesa en una torre donde toda la gente guapa bebe y bebe creyendo que ha triunfado, intercambiando regalos caros: harías mejor cogiendo tu anillo de diamantes y empeñándolo, cariño. Solía divertirte tanto Napoleón en harapos y la forma en que hablaba. Ve con él, ¡vamos!, te llama: no puedes negarte. Cuando no tienes nada, nada puedes perder. Eres invisible y ya no tienes secretos que ocultar.

dicen que es la mejor canción de la historia.
que habla de Edie Sedgwick y que Dylan fue la peor droga que ella probó.
dicen que Napoleón era Warhol y que a Bobbie le caía tan mal como parece.
lo que es seguro es que la canción se escribió en 1965 y que, desde entonces, cientos de jóvenes rebeldes de varias generaciones la han convertido en su himno. que muchos de los que estamos aquí tenemos recuerdos que viajan como escalofríos por la columna vertebral al oír los primeros acordes. y que seguirá siendo una de las canciones más cantadas y una de las preferidas del propio Dylan.
porque todos somos buscavidas.
porque todos nos hemos sentido alguna vez Like a Rolling Stone.

(foto encontrada aquí).

2 comentarios:

Marieta dijo...

... hace un tiempo leí la biografia de Edie Sedgwick y me quede enamorada de esa época de Dylan, Warhol... musa de tantos... tan bella, tan divina...

Dina Oltra dijo...

Sinceramente me ha encantado!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...