lunes, 6 de octubre de 2014

un acto heroico



un día me dijeron: los fuertes son los que no saludan. ser educado es de blandos, de pobre gente, de los que buscan la aprobación externa. si eres fuerte, no necesitas saludar.

me perdonaréis, pero no estoy en absoluto de acuerdo. y no soy la única. me encantó la visión del asunto que daba la filósofa Adela Cortina en el suplemento S Moda de El País:
Que el saludo al cruzarse en una puerta, al encontrarse en el ascensor, al entrar en un pequeño comercio o al coincidir subiendo al autobús se haya convertido en un acto heroico, un acto que merece elogio, hace sospechar que estamos perdiendo la más elemental forma de relación con las gentes con que nos encontramos en la vida cotidiana.

La comunicación auténtica, bien trenzada, hace que las gentes que viven su vida en primera persona del singular (yo) puedan vivirla también en primera persona del plural (nosotros), haciendo un mundo más humano. Pero para eso hace falta empezar por lo más básico, por hacer que no sea una rara avis la persona que, como mi amiga, simplemente saluda a quienes se encuentra en el ascensor.
y luego vi este artículo, realmente interesante, que dice:
Lo maravilloso de los desconocidos es que tendemos a poner nuestra cara más alegre al encontrarnos con ellos y reservamos nuestro lado más quejica para la gente que conocemos y queremos. Cuando una de nosotras, Liz, estaba en la universidad, notó que su novio, Benjamin, no se cortaba de ser un gruñón con ella. Pero, si se veía forzado a interactuar con un extraño o un conocido, se animaba enseguida. Y su propio comportamiento positivo acababa por borrar el mal humor.

Solo sonreír a los desconocidos por la calle puede aliviar su pánico existencial, y que otros nos sonrían podría hacer lo mismo por nosotros.
visto lo visto, quizá deberíamos poner de moda la amabilidad, ¿no?

3 comentarios:

isabel dijo...

Me parece fundamental la cortesía. Somos seres sociales, y es una pena que renunciemos a esa característica. Vivement la politesse!

Dina Oltra dijo...

Si, yo voto por no ser gruñón y sobre todo si estás en atención al público en alguna administración, porque hay cada joya...q vaya tela!

Tracy dijo...

Desde luego es lo más aconsejable para una vida sana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...