lunes, 16 de julio de 2012

volar: cosas que sí, cosas que no


cosas que hice y funcionaron:
cambiar la hora del reloj a la del destino y seguir ese horario desde el momento en que subí al avión. cenar, dormir y funcionar de forma parecida a como lo he tenido que hacer después ha sido una gran ayuda para luchar contra el jet lag. y os lo dice alguien con problemas para dormir.
imprescindibles: un libro (en sintonía con mi destino, elegí Betibú, de Claudia Piñeiro: muy entretenido), tapones para los oídos y un antifaz.
mi mejor decisión: prescindir de la vanidad y viajar en «pichandal» (entre pijama y chándal), lo que las revistas y las tiendas de moda llaman loungewear; básicamente, algo que no apriete y que no estorbe.
llevar en el bolso un kit de higiene básico: toallitas húmedas, cepillo y pasta de dientes, crema hidratante y una barra de labios alegre, aunque sea para salir del aeropuerto sin parecer un fantasma.

cosas que hice y dieron igual:
llevar en el equipaje de mano música (ni tiempo tuve de plantearme oírla), pasatiempos (ganas tenía yo de ponerme a hacerlos) y un cambio de ropa interior (que no usé por pura pereza).

cosas que no hice y tendría que haberme planteado:
elegir el asiento: no suelo ser muy exigente al respecto, pero la próxima vez que haga un viaje tan largo quiero un asiento de pasillo. ir empaquetada entre dos personas que se duermen cuando tienes que ir al baño no ayuda nada. puestos a eso, Iberia no es, desde luego, la mejor opción para vuelos largos. hasta el momento, mi aerolínea preferida es Lan. es una pena que no podamos elegirla para todos los destinos.
llevar agua: es cierto que el avión da una sed tremenda y a mí me da mucha vergüenza tener a los azafatos en danza para mantenerme hidratada.
seguir mis propios consejos: tenía que haber empaquetado un picnic.

aun así, todas las incomodidades han tenido una dulce recompensa.
¡estoy encantada de estar aquí!

(imagen encontrada aquí).

5 comentarios:

Labrando un Hogar dijo...

Aquí todos viajamos casi que en pijama y sandalias quita y pon… es mas cómo al momento de la revisión en los aeropuertos (lo mejor con tres niños que aun no saben luego sujetarse las trenzas)
Y otra cosita que puedes hacer es comer muchas frutas y tomar mucha agua las primeras horas de estadía en el nuevo país ;)

Sra. Farnsworth dijo...

De vez en cuando tenemos que dejar el glamour de lado... :)
Pásatelo muy bien en tu estancia en Argentina.

Tracy dijo...

En lo que más estoy de acuerdo es en ir cómoda y dejarnos de fantasías, porque en el asiento de al lado va a ir un señor calvo y grueso.
Diviértete.

Eliza Day dijo...

Nunca he tenido que hacer un vuelo tan largo y sólo de imaginarlo... qué pereza!!! Ya nos contarás qué tal te va todo por allá :D!

Señorita Sunshine dijo...

Yo en ese mismo vuelo, también con Iberia, opté por opciones parecidas... lo único malo fue llevarme un par de "javiermarías" y prácticamente no pegar ojo. Bueno, llegó un momento en que sí, pero pasé un par de horas viendo cómo toda mi mitad del avión babeaba con la boca abierta, rocaba etc mientras mi luz seguçia encendida y yo con los ojos irritados por culpa de su majestad Marías...
¿Te fijaste cuando sobrevolabas brasil??

Besito, linda. Disfruta mucho.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...