miércoles, 25 de mayo de 2016

lo que la gente aprende de mí



quiero contaros algo que tiene que ver, de alguna forma, con este perfume.

hace muchos años, un día de invierno triste en Fráncort, un día en que no estaba nada inspirada, no parecía ir nada bien, se me acababa el dinero y no encontraba trabajo, un día en que me planteaba mi vida, le dije a un amigo: «¡vámonos al centro! estoy deprimida: necesito glamour». me lo llevé a una perfumería y me compré el frasquito más pequeño que había de Opium. un dineral para mi bolsillo, pero un gesto cuyo aroma me llevó adelante un par de meses, me acompañó a una entrevista y con el que conseguí el trabajo que transformó un invierno triste en una primavera esperanzadora y el comienzo de una gran época de mi vida. y yo no me acordaba de esto hasta que ese amigo me lo contó un día porque «se le había quedado grabado» ese gesto de «supervivencia» que, según él, de verdad me cambió el humor ese día.

hace un tiempo, otro amigo me hablaba de una amiga suya a la que no conozco y me contaba que ella «le enseñó a querer». y yo, medio ofendida, le reproché que, en fin, tampoco aquella amiga sería la única que le quería. a lo que él contestó: «bueno, es así: de ella aprendí a querer. de ti he aprendido a quererme yo». y pasó a contar cómo conmigo había aprendido a darse caprichos, a desayunar en un hotel de cinco estrellas aunque no le sobrase el dinero, a irse a una galería de arte a tomar un café y a entrar en tiendas de lujo a mirar (Breakfast at Tiffany's anyone?). yo vi un patrón en esto y pensé: «¡vamos!, que soy la superficial…».

pero, luego, me he dado cuenta de algo importante (y me ha costado años de terapia, no os creáis): quererse uno es el primer paso para poder querer bien a los demás. y, si uno no está bien, pues eso, nadie está bien con uno. así que igual no es tan mala enseñanza esta de la superficialidad, ¿no?

total, todo esto para deciros que sí, que he vuelto a comprarme un frasquito de Opium a ver si recupero la joie de vivre y, si no, por lo menos oleré a gloria.

menudo rollo os acabo de soltar 
y ¡cómo me apetecía volver a hacerlo ya en este blog! 
¡caray! lo que os echaba de menos…

2 comentarios:

Dina Oltra dijo...

Pues me ha encantado el rollo que has soltado, es francamente evocador. De hecho da para una buena historia.

Bienve dijo...

Ayyyy que duro es ésto de ser superficial!!!! :-))))
Yo también soy de esas pequeñas cosas, a veces me ataca mi conciencia social y me digo...con lo que yo he sido, pero bueno, será eso, que he sido y ahora soy y la suma de todo pues...aquí estoy, no?
bs

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...