martes, 4 de agosto de 2015

el caso de la mantequilla de cacahuete



es un hecho en mi vida: no entiendo la mantequilla de cacahuete. no sé por qué gusta tanto y, desde luego, el misterio de comer cacahuetes con pan en un sándwich escapa a mi corto entendimiento. 
esto le contaba yo a un amigo de Philadelphia que me descubrió un engendro de las meriendas infantiles en Estados Unidos llamado: ants on a log, hormigas en la rama. consiste en rellenar un tallo de apio de mantequilla de cacahuete y decorarlo con pasas. un engendro, lo que yo os diga {está rico, no os creáis}. 
total, que, en un intento de ayudarme a comprender, cuando estuvo de visita en casa hace un par de meses, me trajo Kandy Kakes, esos pastelitos de la foto. y están buenos: bizcocho, mantequilla de cacahuete y chocolate. una bomba calórica exquisita. aunque, bueno, yo sigo sin entender el concepto… ¿alguien me lo explica?

2 comentarios:

Marta M. dijo...

Hola. el pastelito de la foto que nos muestra los probé y es muy sabroso.

ro dijo...

A mí también me gusta la mantequilla de cacahuete. Y hay un engendro americano mejor aún que es la que está mezclada con chocolate, tengo un bote en casa y me lo escondo a mí misma para no comerlo a cucharadas...

Besos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...