martes, 25 de octubre de 2011

saber estar


consejos de Derek Blasberg, un experto muy classy, para manejar las nuevas tecnologías en sociedad:

¿deberían permitirse móviles a los comensales?
creo que es de mala educación no dedicar a tus compañeros de mesa toda tu atención. aunque, por supuesto, hay excepciones: se puede perdonar un teléfono durante un almuerzo (en días laborables, son horas de trabajo) y si, por ejemplo, tienes una amiga íntima embarazada o un pariente enfermo, puedes mantener el teléfono (aunque en vibración, por favor) escondido en tu regazo durante la cena. por otra parte, si eres una madre obsesiva, explica que te aferras al teléfono como una maleducada por si la canguro llama: admitiendo lo desagradable de tal comportamiento, lo hacemos en cierta medida más aceptable.
si recibes un mensaje importante, excúsate de la mesa y sal de la habitación, especialmente si tu respuesta va a ser un testamento. por último, si estás en casa de alguien, no hay excusa que valga para dejar el teléfono sobre la mesa. nunca.

¿cuándo es apropiado, si lo es alguna vez, tuitear sobre un acontecimiento privado al que has sido invitado?
mi regla de oro es seguir la costumbre del anfitrión: si es un loco de las redes sociales y ya ha tuiteado sobre la fiesta, hazlo; si, por el contrario, moriría antes de que se supiese algo sobre ella, guarda tus impresiones para ti.
si tienes dudas, no lo hagas. si la fiesta es tan maravillosa que te mueres de ganas de tuitear sobre ella, quizá prefieras no hacerlo y asegurarte de que el anfitrión te vuelve a invitar.

¿cuál es la mejor forma de cancelar una cita hecha con antelación?
lo más educado es llamar y pedir disculpas por activa y por pasiva. lo más fácil, enviar un correo electrónico para posponerla.

lógico, ¿verdad? pues no lo parece viendo la cantidad de gente a la que le hace falta que le recuerden estas cosas…

(imagen de Garance Doré; ideas del blog de Gwyneth Paltrow, Goop, del que hay una versión en español cuya traducción es muy poco recomendable).

10 comentarios:

lole ★ laloleblog dijo...

Pocas cosas me resultan más desagradables que estar tomando algo con los amigos y al rato ver como todos tienen el careto pendiente del móvil. Caray! qué fijación!

Colores dijo...

chica al final me he cogido el Iphone, la verdad es que es bastante comodo y fácil de usar apra una negada como yo!!!! Me voy a releer el manual, que me viene como anillo al dedo! un beso

dina dijo...

Muy bien unos puntitos básicos que saber. La verdad q es bastante odioso q la gente esté colgada del teléfono en vez de en la conversación. Muy buen apunte!

Mariana dijo...

¡Pero qué razón tienes! ¿Es que tú no lo haces??? No lo puedo creer! Entonces eres una más de la minoría... Esta minoría que no vive con una mano permanentemente ocupada con su "maravilloso" e "imprescindible" teléfono (se llame AY-FON o lo-que-sea)...
¡Afortunada-mente aún existimos esos raros especímenes!
Gracias!
Mariana
detallada-mente.blogspot.com

Señorita Sunshine dijo...

Totalmente de acuerdo con este señor: hacía falta, en efecto, renovar el protocolo social.
Yo no soporto el móvil cundo quedas para cmer con un amigo y te ignora: no quedes si me vas a ignorar!

Yo esto lo sufro a diario con un compañero de trabajo, que sólo suelta el móvil cuando es él quien quiere contarte algo y requiere de tu atención y tu consejo. Más que mala educación, parece que es muy listo, ¿no?

Jjeje

Karmen dijo...

¡Desde luego, qué razón!
Aunque reconozco que yo vivo pegada al móvil y no puedo evitar mirarlo de vez en cuando... ¡Pero intento controlarme!

¡Besitos!
milowcost

itziar dijo...

al final, todos estamos de acuerdo.
la verdad es que, a pesar de mis temores de que con un ¡ay!-fon (esta me ha gustado, Mariana :o) me sería imposible dejar de estar pendiente de él (lo utilizo para el trabajo), lo ignoro más que nunca. pero sí, cada vez quedamos menos. y dentro de poco tendremos implantes en el oído para hablar por teléfono y será todavía peor...

ELEGANCIA EN VERTICAL dijo...

Unos consejos de sentido común, que vale la pena recordarlos de vez en cuando, porque parece que se nos olvidan.

Un saludo.

Bárbara dijo...

Yo todavía conservo mi motorola rosa de hace... ¿cinco años? Por lo tanto, no sé qué es eso de estar tweeteando mientras sales a tomar unas cañas. Sin embargo sí lo he visto hacer, y me parece de una mala educación extrema.
Estos consejos vienen muy bien. Más gente debería preguntarse qué es lo que puede y no puede hacer en una mesa ya que, en la actualidad, más de uno tiene pendiente la asignatura de atender sin interrupciones a la persona con la que comparte mesa.

¡Un gran saludo! Y gracias por compartir esta información con todos nosotros.

Cristina dijo...

Odio el móvil y me parece absoluta mala educación Hablar con alguien mientras miras a otro sitio .

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...