jueves, 20 de enero de 2011

gratificación aplazada


hace cuatro décadas, Walter Mischel hizo un experimento con niños de cuatro años y golosinas. daba al niño una nube, con la siguiente oferta: podía comerla inmediatamente o, si le esperaba mientras le dejaba solo unos minutos, podría comer dos cuando volviese a buscarlo. y se iba, dejando al niño solo con su golosina. Mischel ha supervisado desde entonces a esos sujetos (que ahora tienen cuarenta y tantos años) y los resultados han sido que quienes fueron capaces de aplazar la gratificación han sido adultos con más éxito y más felices.

la conclusión de Mischel, basada en cientos de horas de observación, es que el «truco» está en «el desplazamiento estratégico de la atención». en vez de obsesionarse con la golosina, los niños más pacientes se tapaban los ojos, se escondían bajo la mesa o cantaban canciones. no olvidaban su deseo: lo distraían. «si piensas en la golosina y lo rica que está, te la comerás --explica Mischel--. La clave está en evitar pensar en ella».

dicho todo lo cual:


bonitas sandalias de surface to air, no os estoy mirando. puede que, si canto, ¿se me olvide lo mucho que las quiero? y, si resisto la tentación, ¿seré más feliz?

(dos interesantes artículos en inglés sobre el tema aquí y aquí; y un divertido vídeo de los niños resistiendo a la tentación aquí).

4 comentarios:

colores dijo...

esto sirve también para los que practiquemos este test de "mayores" ??? besote! cómo va todo?

Karmen dijo...

jajajaja me encanta tu post :)
Un saludo!

manu dijo...

sí que es verdad que cuando deseas algo con mucha fuerza, si sabes esperar, lo disfrutas más cuando lo consigues.
jajaja, canta, canta, que por muy alto que cantes, no dejarás de mirarlas... y eso es muuucha tentación. ya nos contarás si resistes.

itziar dijo...

Karmen: bienvenida a este humilde blog. ¡gracias por venir! y por el cumplido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...