jueves, 8 de julio de 2010

el atractivo de la traducción


visto en twitter: «no sé qué hacer con mi vida, quizá podría hacerme traductor».
leído en una traduttrice: «tengo la vaga impresión de que, si una universidad norteamericana hiciese un estudio sobre los trabajos más ambicionados por los italianos, en el tercer puesto, justo después de rey del mundo y funcionario de la región siciliana, estaría el traductor literario».
oído de un conocido: ha dejado su trabajo de ingeniero en Rolls Royce y va a estudiar Traducción.

recapitulemos:
interminables horas ante la pantalla de un ordenador, sin ver la calle ni hablar con otros seres humanos. traducciones manidas, poco inspiradoras y, no pocas veces, aburridas. tiempo libre escaso y a deshoras. el riesgo de perder a tus amigos porque tus temas de conversación se reducen a: a) tú y lo poco que te pagan; b) los otros traductores y lo mal que han traducido ese libro/esa película; c) la falta de vocabulario de la gente y lo mal que escriben los periodistas. las discusiones con agencias, clientes, revisores...

que sean traductores los demás, ¡yo me pido emperatriz del universo!

(foto de Dina Goldstein: Cenicienta busca un taxi, porque su vida ha dejado de ser un cuento).

2 comentarios:

Itzi dijo...

Jajajaja, me encanta, sois taaaaaan puristas de la lengua los traductores, madre mía... yo corregía a todo el mundo antes (y con razón ehh) pero desde q estoy con mi traductor, me corrige él a mí (bueno ya he aprendido bastante de él y me he librado bastante...) y también es de los q ve la tv y corrige mientras hablan los tertulianos (me pone negra!!!)

Ahora él no cambia la vida de autonomo por nada... eso de trabajar en pijama, o de levantarse a las 6 trabajar 4horas y acostarse de 10 a 12 otra vez, a él le encanta

Mariana dijo...

¡Me encantaaaa! Yo corrijo todas las cartas de los restaurantes a medida que las voy leyendo para elegir lo que voy a tomar... mi consorte dice que es enfermedad! jajajaja

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...